Descubriendo el 1%

Descubriendo el 1%

Tenía ganas yo de cerrar este 2013. Ha sido un año muy difícil en muchos aspectos de mi vida, pero aún así, siento que algo nuevo está emergiendo de toda la experiencia vivida. Esto es la vida, y hay que vivirla…

De vivir la vida va esto hoy, y de los momentos que la componen.

Una de las reflexiones que me hago últimamente tiene que ver con vivir la vida, o mejor dicho, de la forma que tengo de vivir la vida. No me canso de escuchar a otros, o a mí mismo, llenarme la boca con palabras que tienen que ver con la importancia de vivir la vida intensamente, de hacer lo que te apasiona, lo que te llena…

Qué bonita es la teoría, y qué bonito es oírlo, y sentirlo… pero también qué difícil el hacerlo realidad…
Me encantan esos vídeos inspiracionales que circulan por la red, como el que he colgado, que te hacen pensar y reflexionar, te ayudan a detenerte por unos instantes y desconectar del cúmulo de cosas que integran la rutina diaria. Pero a veces, me descubro a mí mismo creándome unas expectativas irreales, lo que al final puede provocar frustración.

Viajar, romper con el aburrimiento de la rutina diaria, descubrir nuevas experiencias, conocer culturas diferentes, convertirte en aventurero a lo Walter Mitty, es maravilloso, pero a veces (o mejor dicho, muchas veces), no es posible llevarlo a cabo.

Entonces, ¿en qué quedamos, nos quedamos como estamos o nos tiramos a la piscina? Para mí, la solución como siempre, está en buscar, explorar, moverse, para encontrar el ansiado equilibrio.

Está bien soñar y volar, sin perder de vista la tierra. A veces tendremos que pisar tierra firme y enraizar, y a veces tendremos que rebelarnos, no conformarnos, y volar. La clave está, desde mi perspectiva, en no perder de vista ninguno de los dos aspectos, en aprender a incorporar lo bueno que aporta una posición que me encanta: la posición “del ambos”.

Una reflexión que a mí me ayuda, es la siguiente: Yo no puedo ir ahora a Perú, no puedo pillarme un “longboard” para descender las laderas de Islandia, entre otras cosas, por motivos económicos, familiares, o los que sean (aunque no lo descarto, eh?), pero pienso ¿qué es lo que me seduce de lo de Perú, qué es lo que me atrae del descenso en “longboard”? No es Perú, en sí, SINO LA EXPERIENCIA VINCULADA a Perú, al descenso con el longboard, puesto que conectan con cosas muy importantes para mí, con aspectos internos que tienen una significación muy profunda y que me ayudan a sentirme vivo, y a seguir construyéndome como persona. Entonces, ¿cómo conectar aquí, hoy y ahora con eso que es tan importante para mí?

Hace poco leí en un libro una afirmación que me parece súper interesante: en nuestro día a día, hay cosas que cada día podemos hacer y que pueden marcar la diferencia. O dicho de otra manera, hay un 1% de cosas que puedes hacer en tu día a día que condicionan el 99% restante. Esto no quiere decir que ese 1% sea fácil de llevar a cabo, en absoluto. Pero si somos capaces de identificar y llevar a término en nuestro día a día ese 1%, esa diferencia que marca la diferencia, ¿cómo cambiaría nuestra rutina?

La vida está llena de momentos, como bien dice el vídeo. Hasta que llegue el momento de descubrir Islandia en longboard, ¿cómo dotar de calidad y significado a mis momentos?

Quizás no haga falta viajar tan lejos…

19 comentarios

  • Nacho dice:

    2 enero, 2014 a 2:11 pm

    Hola, me pasaron tu pagina y me parece muy interesante, pero me gustaría dar mi opinión de como enfocar la vida o mejor dicho mi vida.

    Estoy completamente de acuerdo en que hay que vivirla intensa y apasionadamente, que hay que soñar. Pero en lo que no estoy de acuerdo es que es dificil, lo que es dificil es romper con lo que NOS han establecido como correcto.

    Hay personas que son arboles, necesitan enraizarse en su pequeña parcela de tierra, compartiendo para toda su vida los mismos vecinos arboles, la misma composicion de nutrientes de la tierra y mirando hacia arriba y siempre desde la misma perspectiva a los pajaros volar.
    Hay otras personas que son pajaros , necesitan volar, sentir el aire en su pico,notar como sus plumas se deslizan por las frias corrientes de aire y mirar diferentes horizontes cada dia.

    Si a los hombres-arbol los sacas de su tierra se marchitan y mueren , y lo mismo le pasa a los hombres-pajaro si los encierras en el mismo lugar toda su vida.

    SI ERES UN PAJARO VUELA , LEJOS, ALTO Y NO TE CONFORMES CON LO QUE PARA OTROS ES LO CORRECTO. SUEÑA Y PIERDE DE VISTA LA TIERRA, ASI Y SOLO ASI SERAS LIBRE Y PODRAS DESCUBRIR NUEVOS HORIZONTES Y SENTIMIENTOS.

    • Borja Ruiz dice:

      2 enero, 2014 a 4:16 pm

      Hola Nacho, buenas tardes!

      Gracias por tus comentarios! Soñar no es difícil, es necesario para avanzar, para salir de tu zona de confort, para crear un nuevo nivel de pensamiento desde el que poder crear cosas nuevas y diferentes que te ayuden a seguir creciendo. Lo que yo quiero decir es que muchas veces nos enamoramos de la idea del sueño y no de lo que aporta ese sueño, de lo que hay detrás cuando rascas un poquito, que es lo realmente importante para mí, y nos quedamos ahí, en la superficie… Y ese sueño es un medio para conseguir sentirte vivo, pleno.

      Quizás, haciendo ese esfuerzo, podemos incorporar en nuestro mundo, en nuestros pequeños momentos que componen toda una vida, un poco de magia que marque la diferencia, sin necesidad de soluciones rupturistas que puedan estar condicionadas por un estado de insatisfacción o por una búsqueda del placer a corto plazo. Es ahí dónde yo veo la dificultad, en optar por soluciones rupturistas que pueden provocar un desequilibrio en aspectos esenciales del sistema de cada uno.

      Y por otro lado, a mí me parece que el pájaro puede aprender mucho de los nutrientes de la tierra, sin dejar de ser pájaro; y del mismo modo el árbol puede nutrirse del viento que aporta el vuelo del pájaro, sin perder su identidad. Quizás en ese intercambio, pueden abrirse nuevas posibilidades no contempladas.

      No sé si con esto aporto un poco de claridad a mi planteamiento o lo lío un poco más.

      En cualquier caso, me ha encantado tu reflexión. Muchas gracias por tu contribución.

      Un abrazo!

  • jose marcilla dice:

    2 enero, 2014 a 2:24 pm

    muy interesante Borja y Felicidades por la web. deseo que te vaya muy bien.
    Me ha gustado mucho lo del 1%. qué libro es?
    un abrazo,
    jose

    • Borja Ruiz dice:

      2 enero, 2014 a 3:53 pm

      Buenas Jose!

      Muchas gracias por tus comentarios. Creo que lo leí en el último libro de Seth Godin “El engaño de Ícaro”, pero no estoy seguro, ya que tengo muchos libros abiertos a la vez, jejeje. Lo busco y te lo digo, pero en cualquier caso te recomiendo sus libros. No tienen desperdicio.

      Un abrazo y Feliz año!

  • Coco dice:

    2 enero, 2014 a 2:49 pm

    Me encanta! Es justo lo que yo tb busco… el equilibrio. Cómo saber cuándo te estás conformando y resignando, o bien por el contrario cuándo estás distorsionando la realidad, no aceptas las cosas o no aprendes a valorarlas/disfrutarlas.

    Viva la posición del “ambos”!!
    Ale, a seguir Kreciendo 😉
    Un besoteeee
    Coco

  • Patricia dice:

    3 enero, 2014 a 9:31 pm

    Hola Borja, me ha encantado el artículo. El 1% es un número que psicológicamente parece muy accesible y te transmite que es posible cambiar. Yo trabajo como psicóloga con parejas y creo que es una buena metáfora de lo poderosos que pueden llegar a ser los pequeños cambios. Me voy volando a compartir tu artículo en Facebook!

    • Borja Ruiz dice:

      4 enero, 2014 a 3:27 pm

      Hola Patricia!

      Muchas gracias por tus comentarios. Tal y como dices, creo que subestimamos el poder de los pequeños cambios, y olvidamos que la vida está compuesta por muchos pequeños momentos que pueden ser enriquecidos… Yo creo que si esperamos a los grandes cambios, la vida puede pasar por delante de nosotros sin darnos cuenta.

      Un abrazo!

  • Bego dice:

    5 enero, 2014 a 1:17 am

    ¡Hola Borja!

    Antes de nada,enhorabuena por la web y gracias por este articulo.

    Pareciera que has puesto palabras a mis pensamientos.
    Y también parece como si el universo me haya traído hasta tu web.
    Me he sentido identificada con lo que dices y eso,me ha ayudado mucho.

    Hace unos días fui a ver La vida secreta de Water Mitty y tuve una reflexión
    ¿Acaso necesitamos hacer esas cosas para realizarnos?
    ¿O deseamos la emoción de poder hacerlas?
    Yo también he tenido un 2013 “complicado” y como tu dices…qué bonita es la teoría.

    De momento me quedo con tu 1%.

    ¡Gracias!

    Un abrazo

    Bego

    • Borja Ruiz dice:

      5 enero, 2014 a 11:19 am

      Hola Bego!

      Encantado de conocerte! Gracias a ti por tus comentarios. Totalmente de acuerdo con lo que dices… Atrae mucho el envoltorio y puede deslumbrarnos su espectacularidad, y dejarnos un poco ciegos para ver, apreciar y saborear lo que hay dentro. No son las cosas en sí, sino lo que nos aportan lo importante. Coincido 100% en tu criterio.
      Encantado de estar conectados.

      Un abrazo, y Felices Reyes!

  • Miguel dice:

    13 enero, 2014 a 11:40 am

    Hola Borja,

    Tienes una Web muy bonita. No conocía Lego Serious Play, me parece muy interesante, podrías escribir más sobre el tema. Justamente estas navidades me han regalado un lego y sería muy interesante buscarle más utilidades además de la puramente lúdica.

    Un abrazo

    • Borja Ruiz dice:

      14 enero, 2014 a 12:21 pm

      Hola Miguel!

      Gracias por tu mensaje. Tengo unas reflexiones acerca de mis primeros pasos con LEGO Serious Play que colgaré en breve. Ya te avisaré.

      Un abrazo,

      Borja

  • Pol dice:

    16 enero, 2014 a 3:55 pm

    Borja, muy bueno el vídeo y el artículo. Yo añadiría una cosa. Mi impresión es que muchas veces nos sentimos frustrados por no conseguir los objetivos que nos proponemos, simplemente, porque el objetivo es el fin. No tratamos de estar disfrutando cada uno de los pasos que damos para acercarnos aunque luego no lleguemos. Fácil de decir y difícil de hacer, pero mientras nos quede ilusión para empezar de nuevo, yo ya me conformo.

    Un abrazo y por un 2014 cargado de ilusiones.

    • Borja Ruiz dice:

      22 enero, 2014 a 9:02 am

      Hola Pol!

      Totalmente de acuerdo. Lo interesante del objetivo, desde mi punto de vista, es en quién te tienes que “convertir” durante el camino, y como tú bien dices, disfrutar de todos los pasos que vamos dando mientras tanto.

      Un abrazo, y gracias por tus comentarios.

  • Silvia dice:

    19 febrero, 2014 a 7:49 pm

    Hola Borja,

    Gracias por tu web, por tus palabras…..me ha gustado mucho todo lo que he leído y sobre todo por que te hace parara y reflexionar sobre nuestro día a día. Por favor, si puedes mándame el nombre del libro del 1%.

    Te deseó todo lo mejor!!
    Un abrazo
    Silvia

    • Borja Ruiz dice:

      20 febrero, 2014 a 11:46 am

      Hola Silvia! Que alegría leerte por aquí!

      Gracias a ti, por estar aquí. He intentado buscar el libro, pero no recuerdo dónde lo leí. Lo siento. Si se me enciende la lucecilla, te lo digo.
      Un besete,

      Borja.

  • Leandro dice:

    15 mayo, 2014 a 12:32 am

    Que viva el 1 %!!!! Yo me quedo con esto para empezar!!!
    Gracias Borja!!!

    • Borja Ruiz dice:

      12 junio, 2014 a 1:07 pm

      Gracias Leandro! Un abrazo.

  • Fernando Alba dice:

    9 junio, 2014 a 3:08 pm

    Este es el primer artículo que leo y me ha llegado… voy a seguir viendo lo que tienes por ahí.

    Gracias por esta gran reflexión!

    • Borja Ruiz dice:

      12 junio, 2014 a 1:06 pm

      Muchas gracias a ti también Fernando por tu aportación. Un saludo!

Deja una respuesta

Nunca publicaremos ni compartiremos con otros tu e-mail. Los campos requeridos están marcados *