La Percepción Sistémica

La Percepción Sistémica

Muchas veces me han preguntado, qué es eso de la percepción sistémica. Precisamente el otro día revisando mis vídeos volví a ver uno que me entusiasma: es un fragmento de la película “La Leyenda de Bagger Vance”, en la que el protagonista (Mat Damon), jugador de golf venido a menos, se topa con un peculiar “coach – caddie”, interpretado por Will Smith, que le ayudará a encontrar su auténtico juego en un apasionante viaje hacia sí mismo.

En dicha escena, el personaje interpretado por Will Smith ayuda al desconcertado y des-conectado jugador de golf, a que amplíe su visión, para que no se centre en lo aparente y superficial, y descubra la grandeza de lo sutil, lo cuasi imperceptible, los detalles que, estando presentes, ayudan a conectar y conectarnos a un nivel más profundo. El lugar donde cada uno “somos”.

Es un bello ejemplo visual de lo que puede significar la percepción sistémica, o por lo menos, de cómo yo la entiendo.

En nuestro día a día muchas de las cosas importantes pasan desapercibidas, y es en esa cegera, donde nos perdemos muchos aspectos realmente relevantes de toda una vida. Parafraseando al Principito, “lo esencial es invisible para los ojos”. Yo diría que sí, pero la percepción sistémica, puede ayudarnos a alumbrar esa cegera.

Hace unos meses, mi madre falleció. Recuerdo como si fuera ayer todos los momentos que compartí con ella a su lado, en la habitación del hospital, en esa butaca de color verde.

Ella no estaba consciente, y en el aparente silencio sucedieron muchísimas cosas. Pude conectar con su respiración, acompasando a la mía propia, creando una comunión amorosa entre los que estábamos allí.

Percibí los olores que impregnaban la habitación, ese aroma a rosas frescas que acariciaban su piel y la atmósfera de ese espacio. Sentí cómo ella, desde su inmovilidad, me abrazaba y nos abrazaba con su corazón, con toda esa energía tan característica de ella, creando un entorno sosegado, lleno de paz, pero macerado con unas intensas dosis de dolorosa tristeza.

Y sobre todo, emergió ahí, desde la “invisibilidad de las cosas esenciales”, una experiencia tan completa, una vivencia tan abrumadoramente impactante, que puedo decir que desde entonces no soy el mismo. Y eso que, aparentemente, no estaba pasando nada…

Esto es Percepción Sistémica, o cómo hacer que lo esencial deje de ser invisible para nuestros ojos

Un comentario

  • Carlos dice:

    23 diciembre, 2013 a 7:56 am

    Gracias. Sin duda una ayuda para todos el ayudarnos a identificar «lo importante» del ruido, venga de la calle o del interior de uno mismo. CC

Responde a Carlos Cancelar respuesta

Nunca publicaremos ni compartiremos con otros tu e-mail. Los campos requeridos están marcados *