No olvides…

No olvides…

Photo by Wil Stewart on Unsplash

Durante estos últimos años he tenido la oportunidad de acompañar a equipos de trabajo para mejorar su rendimiento. Hay muchas herramientas que se pueden utilizar, pero hoy quería hablar de una que yo uso, y que sirve para identificar dónde está el equipo, dónde le gustaría estar y cuál es la distancia entre la actualidad y la aspiración.

Para poder trabajar con la realidad, el primer paso es poner nombre a lo que está sucediendo hoy, para poder determinar cuáles son las principales palancas sobre las que tenemos que enfocar nuestras miradas y poner en marcha nuestros esfuerzos como equipo. Y ésta herramienta facilita esta labor, por cuanto, de una forma sencilla, permite hacer un análisis de las principales áreas que permiten que un equipo funcione adecuadamente.

Pues bien, esta herramienta de diagnóstico de equipo se llama el Modelo PERFORM de los Equipos de Alto Rendimiento, y fue creada por Kenneth Blanchard. Se llama PERFORM, porque es un acrónimo en el que cada letra responde al siguiente significado:

1.- Propósito común

Los miembros de los equipos de alto rendimiento comparten un sentido de propósito común. Tienen claro cuál es la «tarea» del equipo y por qué ésta es importante. Pueden describir gráficamente lo que el equipo pretende alcanzar. Han desarrollado, de común acuerdo, metas que presentan retos y que se relacionan claramente con la visión del grupo. Tienen claridad en las estrategias a seguir para alcanzar sus metas. Cada miembro comprende su papel para hacer realidad la visión.

2.- Estar Facultados.

Los miembros del equipo tienen confianza en la capacidad del grupo para superar los obstáculos y materializar su visión. Un sentimiento de respeto mutuo les permite compartir responsabilidades, ayudarse unos a otros y tomar iniciativas con las que afrontar los retos. Los miembros tienen la oportunidad de desarrollarse y aprender nuevas habilidades. Existe una sensación de poder individual además del poder colectivo del grupo. Están «facultados».

3.- Relaciones Interpersonales y Comunicación.

El equipo ha establecido el compromiso de operar en comunicación abierta y sus miembros se sienten libres de poder expresar opiniones, pensamientos y sentimientos sin ningún temor. Escuchar se considera tan importante como hablar. Se valoran las diferencias de opinión y de perspectiva y se entienden los métodos para la administración del conflicto. A través de una retroalimentación honesta y que manifiesta interés, los miembros son conscientes de sus fuerzas y debilidades como miembros del equipo. Existe un ambiente de confianza y aceptación, un sentimiento de comunidad. La cohesión del grupo es alta.

4.-Flexibilidad.

Los miembros del grupo son flexibles y realizan diferentes tareas y funciones de mantenimiento según se necesitan. La responsabilidad del desarrollo del grupo y del liderazgo se comparte. Las fortalezas de cada miembro son identificadas y utilizadas, y los esfuerzos individuales son coordinados cuando es necesario. El equipo tiene un funcionamiento fluido y abierto, tanto a las opiniones como a los sentimientos. Se trabaja duro y se disfruta. Los miembros reconocen la inevitabilidad y conveniencia del cambio y la necesidad de adaptarse a condiciones cambiantes.

5.-Optima Productividad.

Los equipos de alto rendimiento generan resultados significativos. Existe el compromiso grupal de alcanzar altos estándares y resultados de calidad. Cumplen con su trabajo, se entregan en tiempo y alcanzan las metas. El equipo ha desarrollado métodos eficaces para la toma de decisiones y la resolución de conflictos.Estos métodos generan resultados óptimos y fomentan la participación y la creatividad. Los miembros han desarrollado sólidas habilidades en procesos y dinámicas grupales así como en cumplimiento de tareas.

6.-Reconocimiento y Valoración.

El líder del equipo, así como los demás miembros, reconocen frecuentemente los éxitos individuales y colectivos mediante la celebración del cumplimiento de metas intermedias, logros y acontecimientos. Los resultados del equipo son apreciados por el resto de la organización. Los miembros se sienten altamente valorados dentro del equipo y experimentan una sensación de satisfacción personal en relación a los logros del equipo y a su personal contribución en el cumplimiento de tareas.

7.-Moral Alta.

Los miembros se muestran entusiasmados con el trabajo que produce el equipo, y cada una de las personas se sienten orgullosas de formar parte de él. Se sienten seguros, comprometidos y optimistas respecto al futuro. Existe una sensación de entusiasmo respecto a los logros individuales y colectivos, asi como la forma en que los miembros del equipo funcionan juntos. El espíritu solidario es alto.

 

De todos ellos, me gustaría comentar con un poco más de detalle el que se refiere al reconocimiento y valoración. Una de las cosas que me suelo encontrar con frecuencia en los equipo de trabajo a los que acompaño es que hay poca cultura del reconocimiento. Damos por supuesto que cuando alguien hace algo bien, eso forma parte de su responsabilidad y no hace falta hablarlo. Pero si alguien se equivoca… entonces no hay problema para decirlo! Tenemos la escopeta cargada esperando al fallo del otro, pero si lo hace bien, lo dejamos pasar.

Esto no pasa solo con los equipos de trabajo, sino también en otros entornos. Solemos tender a criticar lo que no nos gusta y a dar por supuesto lo que otros hacen bien. Con ello estamos perdiendo una oportunidad magnífica para cambiar la atmósfera del equipo. Parece una tontería, pero no lo es. Subestimamos el impacto que puede tener en el redimiento de las personas una cultura orientada hacia el reconocimiento, la valoración y la gratitud.

Si formas parte de un equipo o lideras uno de ellos, prueba dedicar un espacio al reconocimiento, a la celebración y a la gratitud por el trabajo bien hecho. Ojo, cuando hablo de reconocimiento, se sobreentiende que es honesto, puesto que no hay nada peor que dar una palmadita a alguien porque toca, no porque realmente se sienta.

Termino con una reflexión: Si supieras que puedes marcar una diferencia positiva en la vida de alguien, y solo te llevara un ratito, ¿lo harías? Y ahora que sabes que a través del reconocimiento puedes hacerlo, ¿lo harás?

Gracias por tu interés.

Si quieres saber cómo aplicar en la práctica este modelo con tu equipo, no dudes en contactarme (borja@krece.es), estaré encantado de ayudarte!

Un comentario

  • Leandro dice:

    4 septiembre, 2019 a 5:16 pm

    Mola+++
    Borja, yo lo haría y lo hago

Deja una respuesta

Nunca publicaremos ni compartiremos con otros tu e-mail. Los campos requeridos están marcados *