Enfoque sistémico


Metodología - Enfoque Sistémico
El enfoque sistémico permite mirar de una manera global, y ampliar la perspectiva acerca de un tema en cuestión. Se trata de encontrar una posición que permite ver lo que está sucediendo, a través de la interacción entre los diferentes elementos que están entrando en juego en una determinada situación, y así poder reconocer las dinámicas implícitas  (no evidentes) que están afectando al sistema como un todo.

Muchas de las dinámicas que hay que trabajar, tienen que ver con la ruptura de alguno de los principios sistémicos:

  • Derecho a la pertenencia: en un sistema en equilibrio todos los miembros son y se sienten reconocidos por lo que son. Esto es válido para los miembros actuales, como los pasados.

  • Orden: en un sistema en equilibrio se mantiene una adecuada jerarquía de posiciones dentro del sistema. Tiene prioridad lo antiguo a lo nuevo. Cada elemento tiene su lugar y es importante respetar el orden.

  • Equilibrio entre dar y recibir: en un sistema en equilibrio y correspondencia entre lo que se ofrece y lo que se obtiene. 

A través de una serie de herramientas, que permiten trabajar con esa percepción ampliada, se puede entender de una manera más completa y global cómo están hilvanadas las relaciones dentro del propio sistema.

Lo interesante de esta metodología es que permite entender lo que ocurre desde otra perspectiva: para explicar lo que ocurre, solemos usar sólo el hemisferio izquierdo del cerebro, y para ello necesitamos muchas palabras. En cambio, podemos aprovechar la percepción espacial, la percepción corporal y la intuición, propios  del hemisferio derecho para tener una nueva visión de lo que sucede.

La complejidad del mundo en el que vivimos, radica, entre otras muchas cosas, en que todo está conectado con todo, por lo que las respuestas parciales, o locales suelen ser insuficientes.

Metodología